Elementos de transmisión de la potencia: Protección de la toma  de fuerza y otros elementos móviles.

Bomba: Capacidad, ausencia de fugas, pulsaciones y válvula de seguridad.



Agitación: Verificar el correcto funcionamiento del sistema.

Depósito: Ausencias de fugas, buen estado del filtro, indicador del nivel legible desde la cabina, compensación de presiones en la tapa y fácil vaciado.



Manómetros: Correcto funcionamiento de los mandos (sin fugas), situación que permita el buen acondicionamiento de los mismos y su lectura desde el puesto de mandos, no goteo de boquillas, comprobación de escala de manómetros para pulverizadores hidraúlicos (barras) entre 2 bar y 10 bar (cada 0,2 bar) y para pulverizadores hidroneumáticos (q

Tuberías: Ausencia de fugas, se comprueba su colocación para que no haya curvaturas que provoquen abrasión o rotura.



Filtros: Comprobación de filtro de impulsión y aspiración revisando la ausencia de fugas.  Las mallas deben ser intercambiables, revisando que las juntas tóricas no estén pinzadas ni resecas.  Confirmación de que existe dispositivo de aislamiento del filtro de impulsión, solo se vierte el volumen de líquido contenido en el vaso del filtro o en el tramo de tubería anterior.

Barras: Estabilidad y simetría, retorno de la barra, sujeción de seguridad, separación  entre boquillas, horizontalidad, no impacto del líquido de pulverización en la barra, apertura y cierre de sectores individual.



Boquillas: Uniformidad e identificables en tipo y tamaño. En atomizadores debe ser posible el cierre individual y orientación.