Autorrevisión (Acciones previas a la inspección)

      Antes de realizar la inspección, se limpiará interiormente la máquina de tratamientos, especialmente las partes que durante las aplicaciones estén en contacto directo con los productos fitosanitarios. Se recomienda desmontar una a una todas las boquillas y todas las mallas de los filtros.


      El exterior de la máquina de tratamientos también será limpiado al objeto de eliminar los residuos de productos.

      Los defectos o disfunciones detectados con anterioridad a la inspección serán reparados previamente.

      Se debe comprobar que las boquillas no se encuentren obstruidas ni desgastadas.

       Se debe comprobar el estado de las mallas de los filtros.

      Es necesario que el manómetro presente las divisiones adecuadas: de 0.2 bar

(en el intervalo de 0 a 5 bar) para pulverizadores para cultivos bajos y de 1 bar (en el intervalo de 0 a 20 bar) para frutales.

      Los equipos de tratamientos no deben presentar fugas en sus circuitos hidráulicos, ya sean de producto o de aceite.

      El depósito se encontrará lleno de agua en 3/4 partes de su capacidad nominal.

      Preferiblemente, la máquina de tratamientos estará accionada por el tractor con el que trabaja habitualmente.

      El operador habitual de la máquina de tratamiento estará presente en la inspección.

      Los resguardos de la toma de fuerza y su eje estarán debidamente

protegidos. Y lo mismo se aplicará al resto de elementos móviles del equipo.